Y ESTO, ¿QUIÉN LO PAGA?

Y ESTO, ¿QUIÉN LO PAGA?

Como cada dos años, la Asociación Española de la Carretera “saca los colores” a las distintas administraciones en su informe sobre las “Necesidades de Inversión en Conservación” poniendo en evidencia el déficit de inversión existente en nuestras infraestructuras. Una conservación de carreteras que en los últimos diez años ha pasado del aprobado raspado a deficiente y que llegará a muy defi ciente si no se pone remedio. Recuperar un nivel aceptable cuesta 6.617 millones de euros. Un déficit que ha aumentado desde 2013 en un 7 por ciento (un 2 por ciento el de la Administración central y un 9 por ciento el de las administraciones autonómicas). Casi ningún aspecto sale bien en la foto. El estado del pavimento, lo peor, acumula el 94 por ciento del déficit total. Deficiente tanto en el caso de la Red de Carreteras del Estado como la Red Autonómica, suspenso también a la señalización vertical. La horizontal aprueba “por los pelos”, no así las barreras metálicas, que suspenden. El balizamiento, el único que sale bien parado. Ante estas evidencias cabe preguntarse cuántos accidentes se producen por el mal estado del fi rme, por una señal que no se ve o que es inexistente, o por un quitamiendos defectuoso, porque de esos accidentes apenas hablamos.

Related Posts
Leave a reply