¿Se pueden evitar los atascos?

¿Se pueden evitar los atascos?

Predecir un atasco es relativamente sencillo. Teniendo en cuenta los patrones por día de la semana, hora o lugar, y los sistemas de conteo de vehículos de las infraestructuras, es fácil saber cuándo y dónde se va a producir un atasco. Entonces, ¿por qué es tan difícil desatascar las carreteras? Principalmente, porque entran en juego otras variables como obras, accidentes, averías… Además, la capacidad de las vías no es ilimitada y muchas veces se ve sobrepasada.

CONDUCTOR INFORMADO, CONDUCTOR QUE ACTÚA

Las apps para móvil no sólo nos informan cuando nos vamos a encontrar un atasco, también nos proponen rutas alternativas. Incluso las hay que dejan que sea el propio conductor el que avise a otros de una retención o incidente en la carretera. Son las apps colaborativas. Los aviones no tripulados o drones se están convirtiendo en un importante aliado en la gestión de las carreteras. Equipados con una cámara y conectados a un smartphone, se utilizan en la gestión del tráfico, pero también en la reconstrucción de accidentes, conservación de carreteras y topografía. Es evidente que la tecnología juega un gran papel, pero también las infraestructuras viarias tienen mucho que decir. Con vías de alta ocupación, carriles reversibles, uso de arcenes o carriles bus-VAO han demostrado ser medidas muy eficientes contra los atascos en momentos puntuales como vacaciones, puentes, días festivos… Comunicación avanzada Una de las mejores soluciones para decir adiós a los atascos será la comunicación entre vehículos, pero también con las infraestructuras. La primera permite el intercambio de información entre los coches de manera que, si uno de ellos se encuentra un atasco, puede avisar al resto de vehículos para que tomen una ruta alternativa. Al mismo tiempo, situando emisores en las infraestructuras (semáforos por ejemplo), se podrían mejorar los flujos de tráfico.

PEAJE ANTI ATASCOS

En el estado norteamericano de Texas, una autopista puede cambiar el precio del peaje cada cinco minutos en función del tráfico y así evitar los atascos. Los conductores pueden circular por unos carriles que sí son gratuitos o los de peaje, cuyo precio dependerá de las condiciones de la vía. Estos precios se anuncian antes para que el conductor decida si continúa por los carriles gratuitos o por el contrario entra en la zona de peaje, zona en la que se garantiza una velocidad media de 80 km/h.

CONDUCCIÓN AUTÓNOMA

¿Conducir o ser conducido? Es evidente que será la conducción autónoma la que nos librará de sufrir un atasco. ¿Cómo? Todos circulando a la misma velocidad y con el coche anticipándose a las condiciones de la carretera (semáforos, obras…). El coche se convierte en el chófer y el conductor en el pasajero.

Related Posts
Leave a reply