La crisis del Califato de Córdoba

La crisis del Califato de Córdoba

La crisis demográfica, económica, social y política que azotó en mayor o menor medida a los reinos cristianos de la Península durante la Edad Media provocó un largo período de disensiones internas que frenó el avance de la Reconquista emprendida contra los musulmanes.

Las luchas entre Castilla, la Corona de Aragón, Navarra y Portugal por imponer su hegemonía sobre los demás se extendieron hasta el siglo XIV, cuando los dos primeros reinos afianzaron su predominio, convirtiéndose en el germen de la nación surgida durante el reinado de los Reyes Católicos.

LAS TAIFAS PAGAN TRIBUTOS

A comienzos del siglo XI se había experimentado un cambio de tendencia en la península Ibérica que coincidió con el resurgimiento de Europa, que parecía haber dejado atrás los temores milenaristas que la habían sumido en los años de mayor oscurantismo de la Edad Media. El tremendo esfuerzo bélico desplegado por el Islam alcanzó en esa centuria su punto más alto, iniciando un período de imparable descenso marcado por la muerte de Almanzor en el año 1002.

Estas debilidades se pusieron de manifiesto cuando el Califato de Córdoba, que había alcanzado su época de mayor esplendor en el siglo X, fue abolido formalmente en el año 1031, mientras su autoridad se dividía entre los reinos de taifas, entidades políticas que se repartieron el poder en un clima de anarquía absoluta.

Esta inestabilidad fue aprovechada por los reinos cristianos para extender su avance, al mismo tiempo que convirtieron en vasallos a algunos de estos reinos de taifas, que comenzaron a pagar tributos para poder garantizar su supervivencia.

Related Posts
Leave a reply