GTI DE PEUGEOT

GTI DE PEUGEOT

Los GTI de Peugeot son, en realidad, cuatro distintos. Por un lado, los 208 GTI que, aun compartiendo un mismo motor de idéntica potencia, aportan sensaciones ligeramente distintas en función de que se trate de los Peugeot 208 GTI «a secas» y los Peugeot 208 GTI by Peugeot Sport, estos aún más especiales que sus hermanos… y también más caros, claro. Por otro, los 308 GTi, ambos con el apellido by Peugeot Sport, aparentemente semejantes pero que se diferencian en que el motor 1.6 THP en uno de ellos alcanza 250 CV y, en otro, 270 CV. Con ese plantel, Peugeot puede presumir de contar con una de las variedades más amplias de deportivos entre los fabricantes generalistas al disponer de dos versiones diferentes en dos modelos distintos.

UNA SAGA DE ÉXITO

Ambos 208 GTI son herederos de una saga que arrancaba en 1984 con el 205 GTI 1.6 de 1984, inicialmente de 105 y luego de 115 CV. Tres años después llegó el 1.9 de 130 CV y, ya catalizado, con 122 CV. Recordar, al tiempo, los 205 Rallye así como los brutales y especialísimos T16. Los 206 GTI llegaron a principios de la década de 1990 con el motor 2.0 de 136 CV —el mismo de los Peugeot 406— de los que derivaron los 206 RC — acrónimo de Route et Circuit—, en los que llegó a 177 CV gracias a la colaboración de Lotus. El mismo motor que se usó en las versiones 206 GT que se desarrollaron y produjeron en una edición limitada para poder homologar- los 206 WRC. Obviamente, el antecesor más reciente de los 208 GTI es el 207 lanzado desde el año 2006 y con el que Peugeot, para sus versiones más deportivas, volvió a los motores 1.6: en concreto, a los 1.6 THP, el punto de partida mecánico de los que hoy se emplean en los actuales GTI. Este fue el corazón de los 207 GT y RC –GTI en mercados como el británico–, con 150-155 y 175 CV, respectivamente.

Related Posts
Leave a reply